lunes, 9 de febrero de 2015

En busca de un significado



   Cuando pensamos en la interpretación del signo, en el uso del arte  para interpretar el mundo interior del sujeto nos topamos con la pregunta ¿Cómo hacer para no involucrar nuestra propia percepción en la interpretación…? ¿Cómo hacer una interpretación objetiva? 
     Pues bien, vamos a detenernos un poco en la cuestión del significado.
     Siempre que miramos arte estamos mirando desde nuestra percepción, e incluso cuando miramos condicionamos y modificamos nuestro entorno, esto parece contradecirse con la idea de una interpretación objetiva. Todas las obras nos generan -aunque  sea indiferencia- algo nos generan, y no hace falta que hablemos de arte, todo nos genera algo, nos infiere, nos toca, nos modifica -al menos en un punto muy sutil-, nos interpela, nos obliga a actualizarnos…  A lo que vemos le encontramos un significado que puede ser positivo, negativo, que puede afectarnos más o menos…  Un significado del que podemos ser más o menos conscientes. Entonces, cómo separar nuestra mirada personal en consultorio, para interpretar y no hacer una devolución al otro desde mi propia subjetividad…?

     En primer lugar todas las obras de arte tienen significados (asociados a los significantes) porque son signos. Las obras de por sí tienen un significado más obvio, del cual el artista o cliente es  más consciente, esto es  el significado explícito, lo denotado , y tienen un significado connotado, “algo que quiere decir con lo que dice…”  los grandes artistas generalmente manejan bien esto. Saben qué es lo que están connotando…  pero en general la gente no, porque no maneja el lenguaje visual, literario o corporal (menos el musical o dramático) conscientemente.
     Hay otro significado mucho más oculto, que se encuentra cuando se pone en relación al sujeto creador con su obra.  Es un significado "escondido" que es la manifestación del Mundo interior del artista/cliente.  
     Además, las obras tienen un significado para cada uno de los que la ven… un significado personal. 
     A esto último, al significado personal (para nosotros como terapeutas/observadores),  lo reconocemos  y no lo usamos... al menos no en consultorio, no con el otro… Lo usamos para nosotros, si vemos que podemos obtener algo  al reconocernos en esa percepción. Muchas veces, me veo en el arte de otras personas, veo qué me genera... y luego trabajo con eso, lo integro en mí, crezco a partir de ahí...
     Pero en consultorio hacemos una lectura de lo que quiso decir... y también vemos qué hay ahí que no sabe, que no quiso decir conscientemente, pero que está ahí... Para eso vinculo la obra (su producción artística) con su propia vida.

Vamos con unos ejemplos, para aclarar el asunto: 

1)- Cuando le doy a un chico para que raye una hoja con crayones y descargue... él descarga y es consciente de que lo hace... eso es obvio. Lo sabe el niño, la madre, yo y cualquiera que lo vea rayar... Lo que los demás no saben es que el color rojo que está usando se asocia a un enojo más visceral, a rabia... (Distinto si hubiese usado el azul, que lo asociaría a algo que se está callando, por ejemplo o el amarillo que hablaría de una descarga emocional...) 

2)- Cuando le digo a alguien que se dibuje, se representa figurativamente (por lo general) y los dos sabemos que trató de representarse... Lo que no sabe esta persona es que el largo de sus brazos dice si abraza o no la vida,  que la orientación de sus pies dice si avanza o no, que la ubicación en la hoja habla del lugar que se da como persona, etc... Todos los que vemos el dibujo y conocemos a la persona podemos deducir -más o menos-, que la persona se representó, pero nadie excepto que haga Armonización por el Arte puede hacer esa otra lectura y ver qué es lo que está significando a nivel menos consciente, y que expresa delante de mí para ser revelado.
Lo que me genera a mí su dibujo (si es que me genera algo importante) me guardo para crecer yo, y luego trabajo con eso.

3)- Cuando tomo  un cuadro de un artista dadaísta, cualquier cosa que vea va a ser algo que invita a fluir, más irónico o más gracioso, lúdico o inocente.  Ese es un significado denotado, pero probablemente esas imágenes guarden un significado connotado de crítica a la razón, a la violencia, a la norma académica, a los condicionamientos sociales, a otros artistas…  Y cada obra tendrá lo suyo específicamente, pero aún con Armonización por el Arte, podemos ir más lejos estableciendo una relación entre la obra  y el artista.  Lo mismo cuando veo un cuadro de un artista surrealista,  naturalista o con tendencia abstracta. Todos denotan algo y connotan también algo, sin embargo aún cuando son conscientes de esto, de lo que quieren decir con sus signos, no son conscientes de hasta qué punto ese cuadro es una metáfora de sí mismo, un símbolo de su momento presente; o para ser más precisa -y adscribir a Hjelmslev-,   de un “recorte” de significante/significado de sí mismos.

4)- Cuando le pido a alguien que me dibuje cómo se siente, por ejemplo me hace un paisaje lluvioso. Supongamos que ese paisaje denota un clima destemplado y connota su estado emocional depresivo. Es decir, en este caso nuestro cliente es consciente -al igual que las personas que consagran su vida a la creación artística-, de lo que quiere decir con lo que dice… De igual modo, no conoce la configuración que se oculta, lo que subyace en la relación de los elementos,  lo que significan los colores, los tamaños…

He desglosado hasta aquí varios niveles de significados que se pueden obtener de acuerdo a la profundidad con que miremos la cosa.
Está el significado personal, con el que cada uno de nosotros (terapeutas) trabajará solo,  con su terapeuta, o guía.  El significado denotado, claro para casi todo el mundo, el significado connotado un poco menos claro, pero identificable si se pone un poco de atención,  y el significado  oculto, que surge del significado específico de cada elemento (y de sus relaciones, y semántica particular) con la vida personal del sujeto.  La lluvia, puede significar: descarga, nutrición, bendición, llanto… ¿Cuál de estos significados se aplica? El que se relacione con el sujeto que lo ha creado. El color negro, puede significar: totalidad, oscuridad, enojo, sombra, infinito, miedos… ¿Cuál de estos significados se aplica? El que se relacione con el sujeto que lo ha creado.

     Comprendido esto, quiero que tengamos en cuenta lo siguiente:  Sabemos que el niño que rayó con rojo está descargando. Eso es lo denotado y lo connotado. Lo oculto está en el significado del color rojo (sólo vamos a tener en cuenta este elemento, a fines prácticos, aunque también nos “dice”, la línea, la posición en la hoja, lo que nos cuenta mientras dibuja, etc…) el rojo, puede tener que ver con un enojo por que sus padres se están separando,  con un enojo porque nació su hermanito, o con un enojo por haber sido abusado… (vamos a acotar también aquí a tres posibilidades, sólo por fines prácticos del mismo modo que acoto el significado del color rojo a enojo),  a esto sólo podemos deducirlo vinculando este significado oculto (del color rojo) con lo que sabemos de su vida… Y si no sabemos o tenemos dudas, por ejemplo  no tiene hermanitos y tampoco se están separando sus padres, que es lo que podemos saber por él o por los mayores que lo acompañan, empezamos a trabajar con la hipótesis que nos queda,  buscando (vamos al paso siguiente de la estrategia, la búsqueda, que también se puede repetir varias veces, aunque casi nunca es necesario) más información que nos ayude a abordar el asunto plenamente.

     Sabemos que ella dibujó lluvia denotando y connotando su depresión.  Entonces observamos los elementos y empezamos a ver en su disposición, los significados más ocultos que, vinculados con su vida personal, nos de pautas de las posibles causas y/o soluciones (el Mundo interior de cada uno siempre da soluciones posibles!) para salir adelante.  Tal vez llueve sobre una casa que tiene las ventanas cerradas impidiéndole ver el exterior, y eso me dé la pauta que  mi cliente prefiere no ver algunas cosas; tal vez llueve sobre un campo infértil y eso me dé la pauta de que esta depresión es un estado necesario para nutrirse –regar-, fertilizando así su vida, etc. etc. 

      Entonces, respondiendo a la cuestión que nos trae ¿Cómo hacer para "leer" al otro en la obra, sin que interfiera mi propia subjetividad?  vemos la obra a la luz de la vida del otro, del contexto histórico, de lo que le sucede, de lo que dice... Leemos los elementos vinculándolos con su momento presente o con la situación que plantea (a veces es un pasado “que vuelve” o un futuro que “no llega”.)
    
     Y por supuesto nos quedamos con lo que nos genera a cada uno, a la luz de nuestra propia manifestación del mundo, para nutrirnos, para crecer, aunque tengo que hacer la salvedad de que si estamos integrados (nosotros) nada de lo que hagan los demás, nos molesta ni afecta de modo condicionante.

     Nos queda pendiente pensar nuestra mirada como modeladora de la realidad, en el marco de la estrategia.


Escrito para los estudiantes de la  zona Santa Fe, diciembre 2014.-


1 comentario: