jueves, 2 de octubre de 2014

Víctimas del autoboicot


¿No tomás las oportunidades que se te presentan? ¿Das vueltas? ¿Tenés mil “pero’s”…? ¿Tenés metas pero no te ponés en acción? ¿Siemrpe tenés excusas, argumentos y fundamentos sólidos para no hacer lo que querés? ¿Tu diálogo interno no te apoya? Entonces sos víctima del autoboicot y podés continuar leyendo este post.

Ser víctima del autoboicot es lo mismo que decir que sos víctima de vos mima, de tus propios miedos, de tu negatividad, de emociones derrotistas…
Y surge generalmente porque nos  criaron poniendo el foco fuera -y no en nuestra superación personal-. En la aprobación del entorno, en una nota, en estándares ajenos… y de tanto necesitar esa aprobación externa, nos vamos condicionando a nosotros mismos… no nos animamos si no nos animan, no nos aprobamos si no nos aprueban, y se nos empieza a hacer difícil salirnos de nuestra zona de confort, ampliar la pecera, escribir en el margen… Es que nuestra valía está de pronto en la mirada del otro y no en la propia. Por otro lado, también es posible que hayamos tenido experiencias donde no hemos podido hacer algo, donde algo no nos salió como queríamos, algo que no logramos, y eso se transformó en un punto de referencia negativo… Una marca, una cicatriz que tenemos ahí a la vista, y con la que nos recordamos constantemente que no podemos. Un punto de referencia que nos hace pensar que nunca vamos a poder con nada y refuerza nuestro miedo a cometer errores…
Pero “las cosas tienen movimiento…” y la vida se mueve hacia adelante, nada es estático, constantemente se nos presentan posibilidades para que lleguemos donde queremos llegar, para que manifestemos nuestras certezas interiores, para que hagamos eso que nos hemos propuesto hacer…  
Entonces, cómo afrontar todo lo que nos sucede interiormente, todo eso no nos permite avanzar, y que nos condena a la inmovilidad…???
Podés  buscar puntos de referencia positivos… (todos tenemos alguno)  algo que alguna vez creíste que no ibas a lograr y sin embargo lograste. Buscar puntos de referencia positivos no anula los puntos de referencia negativos, las cicatrices que tenemos, pero sí nos da una perspectiva más objetiva de la vida y de nosotros. Hace que cambiemos el foco del derrotismo a la posibilidad.  Cambiá el pensamiento…  Si durante tu infancia te dijeron que no podías, es lógico que creas que no podés y que eso te condicione. Ahora, si de adulto te repetís lo mimo… Empezá por comprender que eso que te dijeron forma parte del modo de ver el mundo de los otros, no tiene por qué ser verdadero. Cuestionalo al menos un poquito,  entendé que vos pensás así porque te compraste esa forma de ver el mundo.  Lo que te dijeron es un gran mandato que tenés que superar, no es que sea  tu responsabilidad la crianza que recibiste, pero es tu responsabilidad lo que hacés con ella. Por tu propio bienestar tenés que dejar a un lado lo que no te sirve de esa crianza, y re-aprender algunas cosas. Se trata de empezar a elegir tus pensamientos, cuando te escuches un pensamiento derrotista, recordá que es producto de cómo te criaron, de las exigencias del entorno, de las marcas que dejaron tus experiencias, y elegí cambiarlo por uno que te permita avanzar, que te anime a probar, a intentarlo… Por un pensamiento que te apoye.  Cambiá el círculo de personas, pasar tiempo con gente que te estimule, que te haga reír  y saque lo mejor de vos. Creá hábitos positivos como comer sano… dejá los vicios, hacé algo de ejercicio, hacé lo que amás hacer, tomá contacto con la naturaleza, dedicá tiempo a crear, a relajarte, a pasar tiempo con vos misma…
En cuanto al miedo que genera cometer errores, sería bueno que tengas en cuenta que  todos los cometemos, y que de eso muchas veces sacamos experiencias positivas que nos hacen crecer… No tenés que ser perfecta… Sólo tenés que ser quien sos.
Y lo principal… no pongas excusas… si no tenés dinero pedilo prestado, si no sabés algo preguntá, si no podés con todo delegá... Porque la vida, te va a suceder hagas lo que hagas y decidas lo que decidas.

Me despido deseándote que tengas tantas bendiciones en tu vida… como seas capaz de recibir!




2 comentarios:

  1. Excelente Alicia! Todo lo que planteas me ha pasado en la vida, horrores me costó cambiar el chip y muchas veces aun me cuesta en ciertas cosas no boicotearme. Lo elemental también es reconocer cuando lo estás haciendo porque muchas veces es inconsciente, por eso siempre digo cuando parece que todo te sale mal, que el mundo está "contra vos" ahí es la clave para ponerse a pensar ¿no seré yo en realidad?
    Un abrazo y me lo llevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paula por pasarte por el Blog...! Sí, "cambiar el chip" no es sencillo, pero hay un antes y un después... y como vos decís, luego se trata de estar atento, de patear en contra... Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar